English Version Versão Portuguesa Version Française Versione Italiana Türkçe Sürüm Wersja Polski Variantă Română Ελληνική έκδοση Magyar Nyelv Český Jazyk Versión Española
Patrocinadores:

Una Cuestión de Imagen

La imagen de los vinos de calidad está estrechamente ligada al corcho. El tapón de corcho es un producto tranquilizador en el imaginario del consumidor, que ha visto a su padre y a su abuelo conservar todo un ritual. En este contexto el corcho es percibido por el consumidor como un material "noble".

Culturalmente, no se puede olvidar que el consumidor está habituado al sonido que se produce cuando se extrae el corcho de la botella. Este ritual todavía cobra más significado cuando un sommelier nos recomienda y nos sirve un buen vino. Tampoco podemos ignorar que esto forma parte del placer de beber vino, de la misma manera que a nadie se le ocurriría beber un buen vino en un vaso de plástico.

También hay que señalar que el comportamiento del consumidor varía según su lugar de origen. En los países productores como Francia, el 90% de las botellas son actualmente tapadas con corcho. Por el contrario, en países como Suiza, donde hay más consumidores que productores, el 80% de los tapones ya son de rosca.

Pero al mismo tiempo es difícil definir el comportamiento de una nueva generación de consumidores. Cambios bruscos podrían poner fin a tradiciones seculares, que se ven amenazadas hoy por una cultura "Fast food".El hecho de que los tapones de plástico son de diferentes colores demuestra que los fabricantes están tratando de transmitir los valores lúdicos del tapón. Algunos de estos tapones imitan al corcho en el color y en la fibra en lugar de diferenciarse; esta acción está destinada a cautivar al consumidor. Se imita al corcho para mantener la tradición y esta imitación va dirigida a aquellos consumidores para los cuales el rito de descorchar la botella es importante.

En Europa, encuestas demostraron que tres cuartos de los consumidores prefieren corcho. Pero cuando se compra una botella de vino en el supermercado, ¿cómo se puede saber si está cerrada con corcho o con plástico? ¿La transparencia y la información para el consumidor no debería exigir un sello como "embotellado con tapón de corcho"?